¿Qué es la mediación?


La mediación es una técnica de solución flexible y realizada de forma privada y confidencial, en  la que un mediador actúa como un facilitador neutral para ayudar a las partes  a tratar de llegar a una solución de la controversia.


Las partes tienen el control sobre tanto la decisión y los términos de cualquier acuerdo. En el procedimiento de mediación, las partes mantienen el control de los resultados mediante la negociación de un acuerdo contractual, de ganar-ganar en base a sus intereses comerciales. Dado que el control sobre la decisión y los términos de cualquier acuerdo de solución se mantiene con las partes, el mediador no tiene poder para imponer una solución a las partes, sino que facilita las negociaciones del acuerdo de las partes.


Durante la mediación, el mediador podrá celebrar reuniones o conferencias telefónicas con todas las partes presentes y podrá también celebrar reuniones por separado o  llamadas telefónica con cada una de las partes.


En el curso de la mediación, las partes pueden intercambiar propuestas de solución, que puede conducir a un acuerdo negociado. Tales propuestas pueden hacerse directamente entre las partes o a través de la mediación.


La mediación suele tardar menos tiempo que el arbitraje o litigio y con un costo menor. Además, el proceso permite a las partes llegar a un acuerdo que, no podría lograrse a través de un proceso de resolución judicial, como el arbitraje o litigio, y que por tanto, no estaría disponible a través de la realización de un laudo arbitral o decisión judicial. Por ejemplo, la solución preferida por las partes en una controversia contractual puede ser renegociar los términos del contrato. La renegociación de un contrato es posible en la mediación, mientras que es poco probable que sea fundamento jurídico para solicitar arbitraje o litigio.

Mientras que los procesos jurisdiccionales se centran en los derechos legales de las partes, la mediación ayuda a las partes también en tomar en consideración otros intereses. El proceso de mediación puede ayudar a las partes a adquirir una mejor comprensión de las necesidades y los intereses de cada uno, para que puedan buscar una solución que se adapte a estas necesidades e intereses, en la medida de lo posible. La mediación puede ser una herramienta particularmente útil cuando las partes en litigio tienen una relación en curso (por ejemplo, una empresa conjunta o un contrato de suministro a largo plazo).

Cualquier persona puede utilizar la Mediación de ICC, empresas, estado, entidad estatal, organización internacional o individual. No es necesario ser miembro del  ICC.


Las mediaciones ICC, son administradas por el Centro Internacional de ADR, de conformidad con el Reglamento de Mediación de la ICC. El Centro es el único órgano facultado para administrar el procedimiento previsto en dicho Reglamento.

http://www.iccwbo.org/About-ICC/Organization/Dispute-Resolution-Services/ICC-International-Centre-for-ADR/