Misión

La ICC fue fundada en 1919 para promocionar el comercio internacional y la inversión como medios para difundir la prosperidad y la paz en todo el mundo.

Esta, sigue siendo la misión principal de la ICC y la base sobre la que se ha apoyado constante y firmemente la labor de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y su predecesor, el Acuerdo General sobre Comercio y Aranceles (GATT por sus siglas en inglés).
  

Promoción de comercio e inversión como motores del crecimiento económico


En los últimos 60 años, el comercio internacional y la inversión han contribuido para mejorar el nivel de vida de miles de millones de personas alrededor del mundo creando nuevas oportunidades económicas tanto para los productores como para los consumidores y el fortalecimiento de los lazos entre las naciones, contribuyendo así a la paz y prosperidad mundial y el fomento de una mayor libertad alrededor del mundo. Empresas y cadenas de suministro operan, cada vez más, cruzando fronteras, y estas actividades ayudan a extender la prosperidad, los conocimientos técnicos y el capital, siempre que se realicen en un marco justo, transparente y basado en normas.

 La inversión transfronteriza es un factor clave para el crecimiento económico mundial y transmite los beneficios a empresas y gobiernos que pueden ser pasados por alto. En el plano interno, la inversión extranjera directa vincula compañías locales con cadenas globales de valor, suscribe las oportunidades comerciales y de exportación, y facilita la entrada de capitales, tecnología y habilidades. Para los inversores multinacionales, esto permite a las empresas establecer una presencia en los mercados globales, particularmente los de rápido crecimiento en países emergentes. Para muchas empresas globales, es común que el 50-60% de sus ventas totales y los beneficios se deriven de sus afiliaciones extranjeras.

Superar obstáculos en las negociaciones comerciales en curso


 

Las reglas de la OMC proporcionan un marco de trabajo transparente dentro del cual las empresas que producen los bienes y servicios que son comercializados alrededor del mundo diariamente, puedan operar a nivel global. Estas normas, sin embargo, no son perfectas y después de 12 años las negociaciones comerciales multilaterales de la OMC han llegado a un punto muerto.  El estancamiento de las negociaciones en el Programa de Doha para el Desarrollo (DDA por sus siglas en inglés), amenaza el comercio transfronterizo, que ha impulsado la economía global durante los últimos 60 años como catalizador en la creación de empleos y el aumento del crecimiento económico.

 

 Movilización de negocios detrás de una agenda de inversión y comercio en el siglo 21


 La Nueva Agenda Global promoverá, en colaboración con los gobiernos, el comercio mundial del siglo XXI y el programa de inversiones, el crecimiento económico y la creación del empleo a través de:

 • Promover el comercio internacional y la inversión como motores del crecimiento económico y la creación de empleos.

 • Continuar la búsqueda de negociaciones en la OMC para llegar a un acuerdo inmediato de resultados por el Ministerial de Bali en 2013.

 • Llevar a las políticas de comercio e inversión “más allá de Doha” y al siglo 21.